OFICINA DE TURISMO «LA TORRETA»

Promotor:
Ayuntamiento de Cortes de Pallás

Localización:
Avda. Sánchez Urzaiz, nº 5.
Cortes de Pallás

Arquitecto:
Carmen Cárcel García

Arquitecto Técnico:
Isidro Simón Ramos

Constructora:
Sociedad Cooperativa Valenciana Montemayor

Datos obra:
Superficie: 103,40 m2
Presupuesto: 124.081,23 €

Fecha:
En construcción

Cortes de Pallás es uno de los términos más extensos de Valencia con 235 km2 de superficie. Sus características geográficas y paisajísticas le confieren unas condiciones especiales que predisponen a esta población del interior de la Provincia a potenciar el turismo rural como base para revitalizar la población.
Para ello se diseña una oficina de turismo que ofrezca los servicios que se requieren al turista y que, a la vez, trasfiera al visitante el potencial turístico del municipio. El edificio, situado a la entrada de la población, junto al barranco y próximo a la plaza y la iglesia, deberá convertirse en el referente actual de Cortes de Pallás.
En el solar, de 90m2, se sitúa una antigua torre de transformación eléctrica de planta cuadrada de 8 m. de altura que sigue el esquema típico de este tipo de construcciones: Cerramiento de ladrillo panal de un pie (24 cms.) apoyado sobre una cimentación de un metro de canto escalonada, dispuesta sobre el solar. En la parte superior, un collar de hormigón armado y la cubierta a cuatro aguas a modo de sombrerete, coronan la torre eléctrica.

El inmueble de apenas 100 metros cuadrados de diseña para servir de umbral de entrada a la población y, como cualquier portal que se precie en una casa, tratará de mostrar todo el potencial y riquezas que dispone el anfitrión. Se crea así una oficina de turismo con una fisonomía exterior muy potente donde se fusionan el volumen trapezoidal de la oficina con el volumen prismático de la torre eléctrica, que se convierte en el enigmático acceso al recinto.

La potencia exterior se trasfiere al interior confiriendo a la oficina una riqueza espacial muy interesante que no pasará inadvertida por el turista. Empezando por el insólito acceso, donde el visitante deberá traspasar el singular espacio de la antigua torre eléctrica para llegar a la oficina. Una vez dentro, el visitante se encuentra con el espacio diáfano de la oficina de turismo desarrollada en una única planta diáfana de altura variable. El amplio espacio se culmina por una cubierta inclinada canalizada en revoltones de ladrillo cerámico y acero perfectamente limitada por los muros trapezoidales. Los grandes ventanales, estratégicamente situados, permiten iluminar y ventilar perfectamente el recinto, además de proporcionar amplias vistas panorámicas del pueblo y del entorno paisajístico mostrando al visitante parte de las riquezas del lugar.